Para nosotros ser facilitadores es una actitud, es “estar dispuestos”, fuera de todo protocolo, método o inversión de horas de proyecto. Es llevar en mente a todos los clientes (actuales o pasados) y en cualquier instancia propicia recordar lo que ellos pueden hacer por otros, es conectar y apoyar en el crecimiento de todos, en todo momento.

La tarea de facilitar la entendemos como, buscarle el ángulo donde lo que a priori parece complejo o difícil, cede y permite a la mirada inquieta del explorador comprometido crear versiones de la realidad.

Lo vemos como, solventar, es decir, dar solución a un problema difícil bajo un espíritu de abundancia.